Lifestyle

Metas inalcanzables

¿Te han cuestionado acerca de tus ideas, el por qué sueñas tanto? A mi sí y me cargó. Escuche atenta la opinión crítica hacia mi experiencia viviendo en  Canadá, de un compatriota que vive hace muchos años en este país. Le respondí de una manera fría y cortante, más bien sincera. Porque me carga la gente que subestima a las personas sin conocer su historia. 

Conocí a un chileno en Canadá, a través de una peruana, cuando decidí preguntarle acerca de unos temas. Ocurrió cuando iba de regreso a casa sobre el autobús. A ella no la conocía, pero mi necesidad por informarme traspasó los miedos y le hablé. Me comentó que tenía un amigo que podía ayudarme con las respuestas que necesitaba, así que me pasó su número. Era un compatriota y, con el tiempo, nos hicimos amigos, tiene experiencia viviendo en este país, pues llegó hace muchos años.

Después de su trabajo, regularmente nos encontramos para conversar y comer algo, así es como he conocido el barrio chino, una picada griega, la pizza a base de nachos y más. Cuando fuimos a probar la última receta había tenido un día intenso de emociones, de esas que ponen en duda tus acciones. 

Fuimos a un restaurante cerca de mi casa; pedí una siddra, un bebestible de manzana, tiene un gusto a chicha, pero es más suave. Empezamos a hablar de geo-cultura, el introdujo ese interés en mí. Me explicaba el conflicto entre China y EE.UU. escuchándolo analizaba la situación, para mi era un tema nuevo, pues no maneja al dedillo la información. Al instante, lanzó una preguntaba acerca de mi postura sobre Donald Trump, mi respuesta no fue de su agrado. Entonces, el tema se acabó. Levanté mi copa y bebí. 

La siddra estaba hasta la mitad cuando nació un nuevo tema: oportunidades para los inmigrantes en Canadá y las formas de quedarse. Le contaba mi experiencia con Montreal, diciéndole que la cantidad de culturas en esta ciudad era increíble, al preguntarle a una persona acerca de su procedencia, conocía países que jamás habías oído. No sé si el resto del país es igual, pues yo vivo aquí. Además, que me ha costado adaptarme a una cultura diferente donde el idioma ha sido una gran barrera, de igual forma he conocido latinos que me han contado sus historias y la verdad, la mía es una taza de leche. 

En silencio pensaba: los que vienen con el objetivo de quedarse, luchan por la residencia permanente, algunos encuentran el amor, otros son refugiados. Es que la calidad de vida en este país es increíble, la seguridad, el transporte, en general todo bien, de igual forma hay situaciones opuestas, nada es perfecto. 

Después, le conté mi caso en particular, mis metas son otras, quiero hablar inglés de manera fluida y a la vez, vivir en otro país, permitiéndome desarrollar carácter, personalidad y aclarar mi visión. Estar lejos de casa donde nadie me conoce, ha sido la aventura más extrema que me he permitido vivir. Me siento valiente por estar aquí, aunque no siempre lo recuerde, le dije. Mientras comía nachos, el planteó que algunos no cumplen sus metas por falta de recursos, no logran objetivos porque le faltan oportunidades a causa de lo anterior, dejándome ver que yo aplicaba por completo a su planteamiento. Ejemplificó a una chica muy cercana a él que sí tenía recursos, enfatizando que llegaría muy lejos por esta razón. Fue una triste comparación. Con mucho respeto le dije que yo no carecía de recursos como él me estaba viendo. En Hornopirén aprendí que la riqueza de algunos es pobreza para otros. Dejé muy en claro que mis ganas, entusiasmo y energía serán la base para lograr mi meta, es más, si estoy aquí, ya es una oportunidad. Ahora, está en mí saber aprovecharla y sacarle partido, me ha costado un poco.

No vivo como en mi país, eso no pasará, lo tengo clarísimo. Aquí me he sometido a un nuevo estilo de vida para cumplir mis metas. He dejado de lado todos mis gustos y hobbies por el deporte, también por los viajes. En temas laborales no ha sido mi mejor momento. Mi personalidad ha cambiado, mi forma de vestir no es la que más quisiera, mis comodidades se redujeron. No soy pobre porque ese concepto es mental. Ahora bien, si no me permito desarrollar mis capacidades, no busco oportunidades para alcanzar mis objetivos, recién ahí podré decir que mi viaje tuvo una meta inalcanzable.

Entonces, es momento de esforzarme, ser valiente y constante. Como dijo Will Smith en la película En busca de la felicidad: Nunca permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo. Si tienes un sueño tienes que protegerlo y las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve por ello y punto. Eso queso <3

 

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *